Núñez Lanz: La pureza del pecado

    Revista Letras Libres - Enrique Serna 

    Miércoles 2 de Mayo de 2018. 

    El régimen de terror impuesto por Tomás Garrido Canabal, el Stalin tabasqueño que se propuso extirpar de un solo golpe la fe católica y la ebriedad, sigue despertando curiosidad entre los novelistas aficionados a los dilemas de conciencia. Cuando aún quedaban rescoldos de esa dictadura, Graham Greene exploró en El poder y la gloria las angustias devotas de un cura borrachín empecinado en impartir los sacramentos bajo amenazas de muerte. Su novela podría ser catalogada como un drama teológico, pues la encrucijada en que coloca al protagonista pone a prueba los cimientos de su fe, como les ocurrió a los cristianos primitivos en tiempos del Imperio romano.

    Con un enfoque crítico más liberal y ajustado a la sensibilidad contemporánea, el joven mexicano Alfredo Núñez Lanz ha reconstruido la tiranía de los “camisas rojas” en El pacto de la hoguera (Era, 2017), una lúcida y amarga novela que desentraña la madeja subterránea de rencores y frustraciones oculta bajo las consignas ideológicas de la época. Sin soslayar la persecución religiosa, un elemento central de la trama, Núñez Lanz expone los efectos devastadores de la intolerancia política y moral sobre la vida íntima de sus protagonistas, dos jóvenes criados como hermanos bajo el mismo techo. Narrada por ambos en relatos cruzados, la novela cuenta, por un lado, la doble vida de un homosexual acomodaticio y débil de carácter, Amador, que simpatiza por conveniencia con la camarilla gobernante, y, por el otro, la rebelión solitaria de un disidente, José, que trafica bebidas alcohólicas prohibidas por el régimen (sin saber que el propio gobierno controla ese comercio clandestino) y rescata la imagen de una virgen chamuscada para convertirla en objeto de culto. Enamorado en secreto de su fraternal... leer más