Menu
A+ A A-

Novedades

el-tañido-de-una-flauta-WEB
Edición bolsillo Era

El tañido de una flauta, novela sobre la cristalización y descristalización de los sentimientos, explora las relaciones del arte y la vida en la zona límite donde anidan los proyectos malogrados y las pasiones inútiles. La novela, construida a modo de cajas chinas donde una vivencia contiene a las demás y un personaje expresa al siguiente y al anterior, se centra en un desmoronamiento o, más claramente, en las distintas formas de contemplar un desmoronamiento, entre ellas –con todo y apariciones de la Falsa Tortuga– la visión irónica. En El tañido de una flauta no hay términos medios. Sin predestinación alguna, los personajes van de las teorías incandescentes y la certeza de atrapar el fulgor del pensamiento, a la caída, la voluntad de desastre, la realización consciente del fracaso.

Carlos Monsiváis

+
En-algún-valle-WEB
Edición bolsillo Era

Menos conocido que el resto de la narrativa de Revueltas, En algún valle de lágrimas es un breve texto atípico, escrito durante el lapso reflexivo que siguió al vilipendio dogmático suscitado por Los días terrenales. En esta novela corta, la escritura no se desborda, busca un cierto clasicismo. Sin embargo, este retrato de un hombre que identifica la propiedad privada con la vida misma y la bondad tiene en sus trechos más fuertes la misma contigüidad con lo monstruoso, lo diferente y lo inasimilable que deparan los mejores textos de Revueltas.

+
México-68-WEB
Edición bolsillo Era

Revueltas fue uno de los pocos intelectuales a quienes el Movimiento Estudiantil de 1968 no tomó por sorpresa. Se le puede ver, desde la primera hora, en la misma trinchera en la que se mantuvo toda su vida; no sólo como un escritor comprometido y solidario –que siempre lo fue– sino como un militante más. En México 68: Juventud y revolución se recogen todos los textos escritos por Revueltas –la mayor parte de ellos inéditos– durante los meses del movimiento y, más tarde, en la prisión de Lecumberri. Se trata de materiales de distinto orden, elaborados en las más diversas (y a veces inconcebibles) situaciones: reflexiones críticas en torno a la autogestión universitaria; apuntes, notas y comentarios políticos, cartas, documentos y notas personales que, en rigor, son un diario del movimiento. En ellos el lector hallará, sin duda, un fresco vivo, sugerente y lúcido de los sucesos.

+
LosmotivosdeCainWEB
Edición bolsillo Era

Los motivos de Caín es un texto singular dentro de la obra de Revueltas. En este documento, el autor consigna los motivos que tuvo Jack Mendoza, sargento del ejército estadounidense, para desertar a México, donde Revueltas lo conoce fugazmente y lo escucha. La guerra de Corea ha enfrentado a Mendoza con un prisionero comunista que sufre heroicamente la tortura. Supliciado y sargento son ambos de ascendencia mexicana. Uno muere, el otro se hace desertor. La anécdota es sencilla; sin embargo, Revueltas escribe aquí páginas tan extraordinarias como las de sus mejores novelas.

+
Laprueba_WEB
Edición bolsillo Era

Dos muchachas punks, Mao y Lenin, son las magníficas, terroríficas y tal vez trágicas heroínas de este fascinante relato incendiario. Las novelas de Aira son textos concentradísimos y libérrimos que en pocas páginas cuentan una historia, describen un ambiente, crean personajes, pero además trastornan todos los supuestos y forjan una realidad nueva y aparte. Marcia, una muchacha de dieciséis años, muy lista y también muy sensata, atraviesa a la salida de la escuela una plaza que es lugar habitual de reunión de los punks de la ciudad y escucha de una de las muchachas, Mao, las dos primeras palabras de esta novela: “¿Querés coger?” Cuando Marcia le pregunta que si está loca, la otra le explica que no lo está, sino que se ha enamorado de ella con sólo verla. Junto con otra punk, se van a platicar, discuten sobre qué es ser punk, sobre el amor, sobre el mundo y su irrealidad. De pronto sin apenas darse cuenta cómo, el lector está de lleno en el territorio de Aira, donde todo da vuelta, enloquece, se violenta, se dispara, abandona toda verosimilitud y entra en una lógica salvaje. Las dos punks salen a la calle y se lanzan a la prueba de amor de Mao por Marcia, con un saldo más bien rojo y toda suerte de daños en propiedad ajena. He aquí una versión de la adolescencia vista por Aira como incendio del mundo, en este relato espléndido, veloz e inteligentísimo.

+
DomaraladivinaWEB
Edición bolsillo Era

El licenciado Dante C. de la Estrella es uno de esos personajes en quienes la mezcla –tan mexicana– de resentimiento y megalomanía produce una locura social tan obvia como impredecible.

Cima y sima de cierta manera de vivir del cuento, licenciado que linda con la metafísica, narciso banal y aterrador, correveidile de su propio protagonismo imaginario, el licenciado De la Estrella siembra el pánico y –a la vez– se siente genuinamente perseguido. Según él, rebate calumnias y deshace entuertos; pero como los entuertos son todos pasados y él es un leguleyo, lo único que consigue es armar argüendes, intrigas, situaciones de una incomodidad límite. Mediocre y extraordinario, insoportable y desmesurado, el licenciado De la Estrella es una auténtica bomba de tiempo.

¿La culpable de esto? El lector encontrará, sin duda, varias causales, pero a De la Estrella no le cabe duda de que la causante principal es Marietta Karapetiz, otro de esos seres perversos y extravagantes que deambulan por la obra de Sergio Pitol con sus melancolías y goces particulares, y que, con la complicidad de su inefable hermano, encarna una peculiarísima libertad, especialmente venenosa para nuestro licenciado De la Estrella, obligado a entablar con ella singular combate.

Esta novela regocijante y enigmática de Pitol, con su humor malvado y fino, es un tour de force de la creación de personajes. A la vez es una hilarante comedia de enredos que una y otra vez le arranca carcajadas al lector.

+
naturaleza-de-los-sueñosWEB

Sobre la naturaleza de los sueños es uno de los libros más inteligentes y alegres que se hayan escrito en español en muchos años. Se trata de una disquisición “escrita con maravillosa sencillez” sobre esos inquietantes compañeros de la vida que son los sueños. ¿Por qué ocurren? ¿Cómo ocurren? ¿Cómo los recordamos? ¿Qué significan?

La gente dice: “Yo no sueño nunca”, o “Antes soñaba mucho, ahora no”, o “Yo sólo sueño en blanco y negro y no a colores”. ¿Por qué la gente se hace estas ideas? ¿Con base en qué hace estos pronunciamientos? Estas preguntas –y muchísimas otras– Hugo Hiriart las va desmenuzando una por una, en conversación con el lector, ora fascinándonos con las respuestas que ofrece, moviéndonos al asombro y la risa con sus conjeturas y ocurrencias.

Este libro, además, constituye una refutación –juguetona y audaz– de todas las teorías sobre los sueños: ni Freud, ni Jung, ni los profetizadores, ni los chamanes, ni los neurólogos son vindicados en estas páginas.

Sobre la naturaleza de los sueños es un libro para todos aquellos que no sueñan nunca, o sueñan mucho, o creen que los sueños son aburridos, o simplemente se han dicho asombrados: “Qué cosa tan rara es soñar, ¿por qué habré soñado anoche que viajaba a la luna con mi maestro de tercero de primaria?, de veras, ¿por qué?”

+
elmagotenorWEB

En El testamento del Mago Tenor hay -to­­da­vía más que en otras novelas de Aira- abundante acción, muchos escenarios y una trama veloz y rarísima, embrollada hasta el paroxismo y sólo aparentemente resuelta al final. Tejidas entre sus muchos incidentes se intercalan citas literarias y referencias a los cómics, al cine, a las no­velitas de quiosco y sus enredos insensatos; se despliega sin pudor alguno el más extremo “orientalismo” que ignora hasta la geografía y que permite inventar cualquier cosa siempre que se la sitúe en algún escenario “exótico”; aparecen y brincan por doquier personajes inolvidables (como el Buda Eterno, chaparrito y torpísimo) o individuos de doble fondo cuyos secretos apenas atisbamos, y la verosimilitud se desmorona a cada paso.

El testamento del Mago Tenor, un delicioso acto de ilusionismo de ese mago inagotable que es César Aira, lo confirma como uno de los narradores más disparatados y lúcidos de nuestro tiempo.

+
elotroamorWEB
Edición Alacena bolsillo

Una noche en una fiesta, Concha Retama comete un pequeño error de juicio que tal vez la convierta en una mujer fatal para los hombres… que a su vez pueden resultarle fatales.

De inmediato, el azar –ayudado desde luego por el deseo– empieza a desencadenar sobreentendidos y malentendidos, peripecias y peligros y, en medio del ritmo vertiginoso de los hechos y las emociones, Concha se ve obligada a preguntarse cosas tan sencillas como qué es el amor, qué la lealtad, qué la independencia, qué la traición.

Así, la vida, ese gran animal medio estúpido y amodorrado, se despierta entre un sábado y un domingo y comienza a girar como un carrusel imparable donde se confunden el amor, la amistad, la familia, la endogamia, la hospitalidad, el deseo y hasta la policía.

Héctor Manjarrez –que nos tenía acostumbrados a un humor más bien negro– ha escrito una comedia delirante pero real donde el sexo, el teléfono, los encuentros extraños y las visitas inesperadas conducen a nuestra hermosa, inteligente y dubitativa protagonista a enredos cada vez más emocionantes, pero también más arduos. Al borde de la paranoia y en los extremos del placer, amada y exigida por todos, Concha simplemente no sabe qué hacer con todas las cosas que pasan por su mente y su cuerpo, porque ¿qué es lo justo y qué lo necesario para una mujer de nuestro tiempo?

El otro amor de su vida es esa rareza: una novela mexicana sumamente divertida, una comedia casi teatral, casi cinematográfica, repleta de incidentes que se suceden ante nuestros ojos en una zarabanda de ideas y emociones.

+
unepisodioWEB
Edición Bolsillo

El pintor alemán Johan Moritz Rugendas es el más interesante de los artistas extranjeros que visitaron América Latina en la primera mitad del siglo XIX. Estuvo en Brasil, Haití, México, Chile y Perú. Buen pintor y dibujante, su afán viajero parece tener que ver con una búsqueda no exactamente artística sino geográfica. Darwin lo educó como ilustrador científico; en México se comportó como pintor romántico; en Brasil como etnógrafo, Sarmiento lo considera historiador. Su obra, a caballo entre la ciencia y el arte, es inmensa: alrededor de seis mil piezas entre dibujos, óleos y acuarelas.

En este libro electrizante, César Aira relata un episodio del viaje en que Rugendas atraviesa los Andes, pasa por Mendoza y continúa a través de la pampa hacia Buenos Aires: un episodio que modificará por completo su vida, su cuerpo, su visión del mundo y su estética.

Entre los notabilísimos textos de ese escritor excéntrico que es César Aira, éste se distingue por su voca­ción propiamente narrativa, de acción incesante a ritmo de galope, y por la belleza convulsiva que alcanza aquí el paisaje. Como los rápidos dibujos y esbozos con que Rugendas trataba de captar la velocidad de un ataque de los indios en la pampa, Aira traza precisa e intensamente el periplo –la pasión– de su pintor viajero, y resulta, una vez más, un escritor magistral.

+
cuatro-cuartetosWEB2

Poeta mayor de la lengua inglesa —y el que más influencia continúa ejerciendo en la lírica de Occidente—, T.S. Eliot (1888-1965) publicó Cuatro cuartetos en 1943. En esta extraordinaria obra de madurez, el autor reflexiona de nuevo sobre el tiempo: no aquel fragmentario y apuntalado contra las ruinas de la modernidad, según observó en La tierra baldía (1922), sino uno circular y ecuménico donde "En mi principio está mi fin" y "todo se añade"; el eterno retorno del apocalipsis a su génesis; la suma, en palabras del Eclesiastés, de "Aquello que fue ya es, y lo que ha de ser fue ya". Poema que indaga en la oscura fraternidad del hombre y la naturaleza; que busca la comunión perdida entre las cosas, el lenguaje y el espíritu —de ahí la rigurosa geometría formal del conjunto—, Cuatro cuartetos constituye simultáneamente, la pieza más refinada y austera, más ambiciosa e inspirada, de Eliot.

Un documento así, verdadero poema de poemas, exigía una versión al español como la que hoy ofrecemos de José Emilio Pacheco. Desde que apareció por primera vez en 1989, Pacheco no dejó de corregir y anotar su "aproximación", a la que había destinado buena parte de sus esfuerzos como traductor y que, sin lugar a dudas, constituye la más virtuosa y exhaustiva de Cuatro cuartetos. No resulta exagerado afirmar que cualquier edición de esa opus mirabilis, incluida la inglesa misma, debería contener las notas de Pacheco, varias de ellas fulgurantes ensayos, para comprender cabalmente tan hermético texto.

Da la impresión, parafraseando al propio Eliot, de que teníamos  la experiencia de haber leído Cuatro cuartetos, pero que nunca captamos su significado. Ahora, gracias a esta "aproximación" (una de las más esperadas del vasto catálogo de Pacheco), es posible acercarse y desentrañar dicho significado, restaurar la experiencia de su urgente lectura.

+
IdayvueltaWEB4

“Iba manejando mi Opel, pensando obsesivamente en Cien años de soledad, cuando de pronto tuve la primera frase. La primera vez que me vino la frase le faltarían uno o dos adjetivos; la redondeé: cuando llegué a Acapulco la tenía completita de tanto que la había madurado entre curva y recta; me senté, la anoté y tuve la certidumbre ya irrevocable de que tenía la novela.”
Gabriel García Márquez

“Estoy convencido de que el creador, en cuanto creador, es un hombre que está aislado, encasillado, que sus relaciones con la sociedad son siempre difíciles, que escapan a lo habitual, a lo que se considera lo normal. Me parece irremediable y además me parece evidente en todos los casos.”
Mario Vargas Llosa

“Los arquitectos insisten en que las Torres de Satélite no son más que una gran escultura y tienen razón. Para mí son pintura, son escultura, son arquitectura emocional, y me hubiera gustado colocar pequeñas flautas en sus esquinas para que el viajero que pasara por la carretera oyera un extraño canto causado por miles de sonidos en el viento.”
Mathias Goeritz

“Tiene usted los ojos muy rojos.” “Es que leo novela tras novela.”
Augusto Roa Bastos

“Una entrevista debe ser rápida y valiente, no importa que la persona quede puesta en evidencia. Mientras más en evidencia se le ponga, mejor será para los lectores que tratan realmente de conocer a la gente tal y como es. Una entrevista debe ser siempre una improvisación y conservar un aire entusiasta y provisional.”
Rosario Sansores

“Yo vivo muy encerrado siempre, muy encerrado. Voy de aquí a mi oficina y párale de contar. Yo me la vivo angustiado. Yo soy un hombre muy solo, solo entre los demás. Con la única que platico es con la soledad. Vivo en
la soledad.”
Juan Rulfo

+
Rumientes-y-fierasWEB264
Edición Alacena Bolsillo

Rumiantes y fieras persevera y amplía a la vez los temas y tonos más propios de la poesía de Antonio Deltoro. Ya el binomio del título, formado por términos hasta cierto punto opuestos, anuncia un conflictivo juego de contradicciones que afecta a todos los niveles de la existencia, tanto físicos como morales. Así, este conjunto de poemas, sin dejar de ser fiel a la compleja intimidad de su autor, oscila entre el microcosmo y el macrocosmo, el mundo doméstico y el salvaje, el abandono de un contemplativo y la actitud incisiva de un penetrante observador, la apariencia inofensiva y la implacable realidad de la naturaleza, en cuya vertiginosa cadena de vidas y de muertes, todos los seres –por ínfimos o enormes que sean– resultan víctimas y verdugos de alguien.

Ante este inevitable panorama, los fluctuantes versos de arte menor –con su agilidad escurridiza, donde rasgos líricos se unen a los narrativos, la imagen a la anécdota– favorecen la visión dinámica, abierta e inconformista de esta poesía, que siempre trata de ponerse en el lugar del otro, de lo otro, lo animado y lo inanimado, a veces para humanizarlos, a veces para deshumanizarse.

Antonio Deltoro, que “quisiera fundar una religión de agradecidos”, reconcilia en su espíritu creador la cordialidad machadiana y la abismada lucidez de Octavio Paz, hasta componer una de las obras más hondas y personales de las últimas décadas.

+
el-pactoWEB7
Edición Alacena Bolsillo

Narrada a dos voces por dos jóvenes de orígenes y bandos en apariencia distintos, El pacto de la hoguera nos traslada al Tabasco socialista de los años 1930, cuando se prohibió el culto católico y se quemaron iglesias a manos de los llamados Camisas Rojas, organización paramilitar al servicio del gobernador Tomás Garrido Canabal. El 30 de diciembre de 1934, un grupo de Camisas Rojas llegados a la capital para desfilar ante el presidente Lázaro Cárdenas disparó a los feligreses que salían de misa en la iglesia de San Juan Bautista, en Coyoacán, causando muertos y heridos.
Colorida e intrigante, la primera novela de Alfredo Núñez Lanz nos cuenta la historia de la devoción a un Cristo rescatado del incendio de una iglesia, el Señor de las Llamas, al que la feligresía va trasladando de casa en casa para protegerlo. Pero sobre todo, esta novela es una historia de amor, de una necesidad de posesión desgarrada y sin esperanzas, en el doloroso y contradictorio silencio impuesto a quienes sufrían por el amor que aún no osaba decir su nombre. Poblada de matices, olores y sabores que nos trasladan a aquellos años turbulentos, une con mucha solvencia y sin concesiones lo político y lo personal: el amor en los tiempos de la guerra, esa historia paralela que nadie nos contará.

+
Nunca_mas-WEB5
Edición Alacena Bolsillo

Pocas relaciones son tan intensas y a la vez pueden llegar a ser tan conflictivas como las que se establecen entre padres e hijos. ¿Qué sucede si los hijos son distintos y, aunque se esfuercen, no consiguen encajar en el molde que trazaron para ellos? ¿Qué, cuando la imagen paterna es en todo negativa y el hijo considera el rechazo un deber moral? Sin remedio, se produce un encontronazo, y la vida familiar del hijo se convierte en un infierno del que hay que huir a como dé lugar.

Joel Flores explora los laberintos emocionales del protagonista quien, recién instalado con su mujer en una ciudad fronteriza, recibe el aviso de que su padre se muere en un hospital de Zacatecas. Con la duda de ir o no a verlo por última vez, el resentimiento, la culpa y la imagen del viejo abandonado en un pabellón de agonizantes se enredan en su interior hasta jalar a la superficie los fantasmas más ocultos, más sepultados en su memoria, para configurar un bárbaro retrato de familia donde el padre, un militar de bajo rango, burdo y violento, destaca como el principal creador de la desdicha.

Nunca más su nombre nos muestra de manera descarnada que nunca hemos sido del todo dueños de nuestras decisiones ni de nuestro destino, que casi siempre actuamos obedeciendo impulsos difíciles de reconocer, y que a veces la única verdad se localiza en esa zona de la memoria que quisiéramos mantener velada hasta la muerte.

+
el-rostro-WEB

A decir de Paul Valéry, lo que más asombro le causaba en la memoria no era que volvía a decir el pasado, sino que alimentaba el presente: le daba réplica o respuesta, le ponía palabras actuales en la boca. Es de esta forma como Eduardo Antonio Parra traza en su novela, El rostro de piedra, el retrato acucioso, revelador y humano de un personaje que tanto la historiografía como el ideario popular convirtieron en mito. Esta obra singular, de narrativa poderosa y atrayente, es también un enorme fresco de la segunda mitad de nuestro siglo XIX, colmado de situaciones reconstruidas con las emociones y ambiciones de todos aquellos ilustres personajes que rodearon al Hombre de la Reforma durante su larga lucha por obtener y conservar el poder.

Parra establece un doble recorrido, paralelo, entre el recuerdo y la terrible actualidad de un Juárez aferrado a la silla presidencial, disminuido física, moral y políticamente. Al final de sus días ambos trayectos convergen, y pese a todo la memoria y el presente terminan para dar paso a la leyenda. Así, los momentos más significativos de la vida personal de Juárez se empalman de manera conmovedora con los años más intempestivos de nuestra historia, de la cual él se convirtió en el principal protagonista, al lado de algunos de los hombres más brillantes que ha dado la patria: los eminentes liberales.

Parra es cuidadoso de los detalles, los ambientes, los gestos, los humores, la escenografía entera del preciso (y precioso) recuerdo. Nos hace sentir espectadores privilegiados de un drama épico con personajes que se muestran convencidos de sus vicios y virtudes, sus convicciones y pasiones, no de su condición exclusiva de próceres de yeso y de bronce. 

Juárez es y será uno de los personajes más enigmáticos de esa novela llamada México. En El rostro de piedra se nos muestra todo el trasfondo: un hombre que, no obstante sus certezas o su condición de representar el espíritu de una época, navegaba entre la grandeza y los desaciertos, que era acosado por las dudas: un Juárez íntimo y apegado sin remedio a su condición humana.

+
La-buena-compania-WEB

Si cada libro escrito por Bárbara Jacobs nos hace sentir que hemos hecho una lectura indispensable, a la vez iluminadora y llena de misterio, aguda y sutil, acariciante y profunda, rebosante de vitalidad, y al mismo tiempo de sabiduría adquirida, este libro que ahora ella pone a acompañarnos hace que todas esas cualidades se multipliquen y a la vez se concentren.

La buena compañía parte del momento decisivo en el cual la autora, con sus manos sobre la mesa, vuelve visible algo que normalmente tan sólo está implícito en una biblioteca personal: el mapa de los libros que son fuentes de su placer y claves de su formación y de su tiempo. El orden que les da sobre la mesa, definiendo y hasta inventando géneros, se vuelve una deliciosa aventura literaria. Un viaje que emprendemos con Bárbara Jacobs en la buena compañía de sus libros y sus autores. Este libro es una inmejorable guía de lecturas, un tesoro de ingenio, una invitación generosa a la amistad de las palabras.

Alberto Ruy Sánchez

+
Por_Historia-de-un-chaman_WEB
Edición Bolsillo

Con el fin de ampliar la difusión de la obra fundamental de Fernando Benítez, Los indios de México, Ediciones Era publica los textos que originalmente aparecieron como libros independientes o aquellas partes de la obra que en sí mismas forman una unidad.

  Ésta es la historia, contada por él mismo, con toda la rica textura de su lenguaje, de un hombre que vive sin contradicción entre la realidad y la magia. En Jesús María, cabeza municipal y religiosa del mundo cora, en Nayarit, en la Sierra Madre Occidental que mira al Pacífico.

  Funcionario religioso y curandero, prodigioso narrador, el chamán Espiridión Altamirano Lucas –o Pilo Altamirano Luca, como él dice– nos habla aquí de sus correrías por los espacios sagrados, que son también, en un perfecto acuerdo, los de la vida cotidiana.

  Ritos, cantos, ceremonias, mitos y fábulas, hazañas y quebrantos, surgen de la experiencia y de la ceremonia ancestral, dioses y hombres conviven en el mismo plano. Y de este reportaje, de este documento fidedigno, parte del vasto trabajo emprendido por Fernando Benítez para recoger los signos de un mundo amenazado de extinción, se levanta un soplo poético.

+
Portada_Marcianos_WEB
Edición Alacena Bolsillo

Marcianos leninistas cuenta una serie de avistamientos ocurridos en la línea imaginaria que va de Moscú a la Ciudad de México. En lugar de notificar a Houston que tenemos un problema, y luego de demostrar que se encuentra en plena posesión de todos sus recursos literarios, el siempre magistral Mario González Suárez nos cuenta una serie de encuentros reveladores, obtenidos con un método narrativo inusual. Al preguntarse quiénes son en realidad los habitantes del planeta rojo –los comunistas o sus vecinos de Matamoros, Tamaulipas– y si ese mundo que nos vigila son nuestros primos en la colonia Lindavista, Mario González Suárez vuelve a levantar una orilla de la vida cotidiana a fin de mostrarnos una dimensión paralela: la de la gran literatura.

En esta novela disfrazada de libro de cuentos hay espías soviéticos que vienen a estudiar la política mexicana y estudiantes mexicanos que van a espiar a las bellas rusas; hay exilios políticos, deserciones de la KGB y desapariciones forzadas que podrían ser abducciones, teletransportaciones o secuestros con fines científicos; auténticos marcianos encerrados por error en hospitales psiquiátricos y falsos becarios mexicanos que se van a conocer Moscú a costas del gobierno ruso; autos importados a México de contrabando y platillos voladores que entran a hurtadillas en este planeta, a la par que una historia no oficial y fragmentaria de la relación entre humanos y alienígenas. El resultado es una enciclopedia de lo extraterrestre contada como literatura fantástica o, si usted no cree en los ovnis, sólo el más ambicioso y logrado libro de cuentos de un narrador sin parangón en esta parte del sistema solar.

Este libro es un pequeño paso para el hombre. Pero un paso que conduce a otra realidad.

+
Bajo-el-volcan-WEB
Ilustraciones de Alberto Gironella

El Día de Muertos de 1939, en Cuernavaca, Hotel Casino de la Selva, dos hombres evocan la pasión y muerte de Geoffrey Firmin, el Cónsul asesinado en idéntica fecha, un año atrás. En un pueblo de México donde se dan la mano infierno y paraíso, Geoffrey trata de vivir al margen de un mundo devorado por el frenesí de la destrucción. La culpa, el desamor, la soledad lo han llevado a una embriaguez que de algún modo resulta también la del conocimiento. El origen de su infortunio es, acaso, la traición a la fraternidad -como le advierte su medio hermano, Hugh, que lucha por una República española ya sin esperanza. Ivonne, la ex mujer de Geoffrey, vuelve para rescatarlo de la absoluta consunción. Pero es inútil, el amor se gastó en medio de la vida: sólo la muerte podrá salvar al Cónsul de sí mismo. Bajo el volcán que Geoffrey no logró ascender para librarse de sus propios fantasmas, yace el abismo de la Caída, la barranca infernal. Si los demás quieren salvarse, si todavía pueden huir del gran fracaso que acechaba a toda existencia, deben expulsar del jardín de la tierra (único paraíso que le fue dado al hombre) a todos los que pretenden destruirlo.

 Bajo el volcán -que es para algunos críticos la más autobiográfica de sus obras- fue comenzada por Lowry en 1934 y reescrita en tres ocasiones antes de ser publicada en 1947. Tragedia contemporánea, libro de una belleza y una emoción incomparables, novela que recupera las dos fuentes: el mito y la poesía, Bajo el volcán se juzga obra maestra en la narrativa del siglo XX, y su autor, Malcolm Lowry, uno de los pocos escritores que dejaron tras de sí una leyenda.  

+
Como-me-hice-monja-WEB
Edición de bolsillo

La aparición de esta insólita novela fue un auténtico terremoto en la literatura hispanoamericana. Desde en­tonces, este libro se ha convertido en un verdadero clásico de nuestro tiempo, un prodigio de experimentación, de­­licadeza ima­ginativa y “elegancia alucinada”. Una ficción desafiante y divertidísima que vale la pena leer y releer, porque entre sus páginas esconde una de las propuestas estéticas más atrevidas y provocadoras de las letras contemporáneas. César Aira es uno de los narradores más radicalmente originales, imaginativos e impredecibles.
De la mano de una destreza estilística sin par, el lector se deja asombrar aquí por un relato de infancia en el que todos los elementos tradicionales están al servicio de una secreta reflexión sobre la idea de realidad, las trampas del conocimiento y los límites del saber. El resultado es una obra atrapante e incendiaria, el laberinto de una “memoria inventada” en el que nada es como parece y todo se transforma. Justo lo que siempre enseña la mejor literatura.

+
la-liebre-WEB

Clarke, naturalista inglés, viaja a la Argentina para estudiar una liebre singular de las pampas, veloz como un rumor, pero que nunca nadie ha visto. Como corre el siglo XIX, lo guía un gaucho que muchas veces parece desorientado y lleva también, a pedido expreso del dictador Rosas, a un joven acuarelista sentimental que rara vez toca un pincel. Al parecer más por mérito de los caballos que de su baqueano, Clarke acaba encontrando a los indios de la nación huilliche, que recordarán los lectores de Entre los indios. Cafulcurá y sus súbditos lo reciben y agasajan pero, al mismo tiempo, lo dejan en suspenso con las historias que comienzan a contarle, contestan a medias sus preguntas, le dan nada por liebre.
Pero esta indagación es apenas el inicio de uno de los libros más ambiciosos y descarados de César Aira, una novela en la que a cada momento nos espera una historia de amor romántica y desgraciada como corresponde a la época, o un secuestro, o una tribu que habita el inframundo y ha elegido al mismo diablo como cacique, o una guerra en tiempos de paz perpetua. ¿Debe ser interpretada literalmente una historia? ¿No se trata en realidad de una alegoría o un engaño? ¿No es, incluso lo visto, una ilusión causada por la distancia, por la velocidad, por la luz, por la falta de accidentes geográficos?
Aira ha recuperado el papel central de la imaginación para la literatura latinoamericana. Una imaginación que prescinde de saberes, que usa los libros como un trampolín desde el que salta a sus más insólitas figuras. En La liebre la juega gozosamente en el contexto de la historia, tomando una rara distancia del realismo, reinventando los géneros que se leyeron ávidamente en el siglo antepasado: la novela por entregas, la crónica de viajes y, naturalmente, el melodrama y su potencia para anudar todo lo que parecía demasiado proliferante.

+
Por_los-rios-errantes-WEB

El protagonista y narrador es un adolescente que vive en una ciudad del norte de México, trabaja en un taller de reparaciones y tiene sus primeros escarceos con distintas muchachas, algunas amistades masculinamente silenciosas, deseos de ser músico. Vive con su madre, ve a veces a su padre (modelo de fracaso sentimental), va a fiestas, visita una cantina, se enamora de una joven que no le hace mucho caso. La violencia es algo de lo que se habla a veces, algo que les ocurre o les ha ocurrido a otras personas, a veces cercanas; es un rumor de fondo o una atmósfera cargada… hasta que en una fiesta la violencia alcanza al protagonista y lo envuelve, en escenas de acción extraordinarias.
En el ambiente de calor y machismo y fiestas y cheleo constante y coches y armas, con su trasfondo sutil de narcos, esta notable primera novela de su autor no cae en ninguno de los lugares comunes de la narrativa norteña y del narco; se concentra en las cuitas de su joven Werther y su relación con el desempleo y los anhelos incumplidos, con la separación, la soledad y los secretos de los padres, con la opacidad del mundo, del pasado y de quienes lo rodean, con la inacción que aturde y entristece, y logra un personaje redondo e inolvidable. Si bien aquí no hay balaceras ni ejecuciones, el contexto de la violencia en que se halla sumergida la ciudad llega en algún momento a tocar la vida de los personajes de modo directo y la transforma para siempre.
Novela de aprendizaje o de educación sentimental, Los ríos errantes llama la atención por la fuerza de su lenguaje, poético, rico, reposado, que nos habla de un narrador en pleno dominio de su estilo.

+
Portada-La-oveja-negra-WEB
Ilustraciones de Germán Montalvo

"Este libro hay que leerlo manos arriba: su peligrosidad se funda en la sabiduría solapada y la belleza mortífera de la falta de seriedad."

Gabriel García Márquez

 

"Imagine el fantástico bestiario de Borges tomando el té con Alicia. Imagine a Jonathan Swift y James Thurber intercambiando notas. Imagine a una rana del Condado de Calaveras que hubiera leído realmente a Mark Twain: he aquí a Monterroso."

Carlos Fuentes

 

"Los pequeños textos de La oveja negra y demás fábulas, de Augusto Monterroso, en apariencia inofensivos, muerden si uno se acerca a ellos sin la debida cautela y dejan cicatrices, y precisamente por eso son provechosos. Después de leer “El Mono que quería ser escritor satírico”, jamás volveré a ser el mismo."

Isaac Asimov

+
Orange Blue Green

Ingresar or registrarse