Menu
http://www.edicionesera.com.mx/modules/mod_image_show_gk4/cache/banners.banner-esquela-pachecogk-is-108.jpglink
http://www.edicionesera.com.mx/modules/mod_image_show_gk4/cache/banners.banner-esquela-gelmangk-is-108.jpglink
http://www.edicionesera.com.mx/modules/mod_image_show_gk4/cache/banners.face-cabeza-elenagk-is-108.jpglink
«
»
A+ A A-

Novedades

web_obrareunida-jr15
NOVELAS I: Los muros de agua / El luto humano / Los días terrenales

Esta amplia compilación en siete tomos de las obras más destacadas de José Revueltas, tanto en el campo de la narrativa, en el que se ubican sus libros más conocidos, como en la dramaturgia, el guión cinematográfico, la crónica, la autobiografía y el ensayo, constituye un panorama muy completo del trabajo de uno de los escritores mexicanos más importantes y un homenaje con motivo del centenario de su nacimiento.

+
web_obrareunida-jr2
NOVELAS II: En algún valle de lágrimas / Los motivos de Caín / Los errores

Esta amplia compilación en siete tomos de las obras más destacadas de José Revueltas, tanto en el campo de la narrativa, en el que se ubican sus libros más conocidos, como en la dramaturgia, el guión cinematográfico, la crónica, la autobiografía y el ensayo, constituye un panorama muy completo del trabajo de uno de los escritores mexicanos más importantes y un homenaje con motivo del centenario de su nacimiento.

+
web_obrareunida-jr3
RELATOS COMPLETOS: El apando / Dios en la tierra / Dormir en la tierra / Material de los sueños

Esta amplia compilación en siete tomos de las obras más destacadas de José Revueltas, tanto en el campo de la narrativa, en el que se ubican sus libros más conocidos, como en la dramaturgia, el guión cinematográfico, la crónica, la autobiografía y el ensayo, constituye un panorama muy completo del trabajo de uno de los escritores mexicanos más importantes y un homenaje con motivo del centenario de su nacimiento.

+
web_obrareunida-jr4
OBRA VARIA I: Las cenizas (Obra literaria póstuma) / El cuadrante de la soledad (y otras obras de teatro)

Esta amplia compilación en siete tomos de las obras más destacadas de José Revueltas, tanto en el campo de la narrativa, en el que se ubican sus libros más conocidos, como en la dramaturgia, el guión cinematográfico, la crónica, la autobiografía y el ensayo, constituye un panorama muy completo del trabajo de uno de los escritores mexicanos más importantes y un homenaje con motivo del centenario de su nacimiento.

+
web_obrareunida-jr5
OBRA VARIA II: El conocimiento cinematográfico y sus problemas / Tierra y libertad (Guion cinematográfico)

Esta amplia compilación en siete tomos de las obras más destacadas de José Revueltas, tanto en el campo de la narrativa, en el que se ubican sus libros más conocidos, como en la dramaturgia, el guión cinematográfico, la crónica, la autobiografía y el ensayo, constituye un panorama muy completo del trabajo de uno de los escritores mexicanos más importantes y un homenaje con motivo del centenario de su nacimiento.

+
web_obrareunida-jr6
CRÓNICA: México 68, Juventud y revolución / Visión del Paricutín (y otras crónicas y reseñas)

Esta amplia compilación en siete tomos de las obras más destacadas de José Revueltas, tanto en el campo de la narrativa, en el que se ubican sus libros más conocidos, como en la dramaturgia, el guión cinematográfico, la crónica, la autobiografía y el ensayo, constituye un panorama muy completo del trabajo de uno de los escritores mexicanos más importantes y un homenaje con motivo del centenario de su nacimiento.

+
web_obrareunida-jr77
Las evocaciones requeridas

Esta amplia compilación en siete tomos de las obras más destacadas de José Revueltas, tanto en el campo de la narrativa, en el que se ubican sus libros más conocidos, como en la dramaturgia, el guión cinematográfico, la crónica, la autobiografía y el ensayo, constituye un panorama muy completo del trabajo de uno de los escritores mexicanos más importantes y un homenaje con motivo del centenario de su nacimiento.

+
web_portada-la-sangre-de-me
y otros cuentos marginales

A diferencia de sus novelas, de sus poemarios y de las otras colecciones de sus cuentos, La sangre de Medusa no fue concebido por José Emilio Pacheco como libro desde su origen, sino que es la reunión de los relatos escritos por su genio precoz en los primeros años de su carrera, los publicados en sus años de primera madurez en revistas poco conocidas, y algunos más que no se habían recopilado. Pero estos cuentos dispersos, en cuanto son leídos en un solo volumen, dibujan una constelación.
Esta nueva edición, trabajada hasta poco antes de su muerte, es el legado de la insobornable exigencia de Pacheco: la obra siempre puede mejorarse y por lo tanto hay que seguirlo haciendo. No basta el tajo del genio que convierte las lecturas de una vida en voz propia. Para convertirla además en voz nuestra, en habla impecable, es también necesaria la delicada acción repetida y modesta del sabio, quien con infatigable pincel mínimo, más que modificar lo que dijo una vez, décadas atrás, lo concentra, lo aclara, lo pule; lo acerca a su verdad mejor.

+
web_portada-diseno-grafico_

El rostro del diseño gráfico en México sería distinto sin Vicente Rojo. Este libro es ante todo testimonio  de su vasto y rico trabajo en este oficio y al mismo tiempo funciona como un recorrido por la historia del diseño gráfico en las instituciones culturales más importantes de México. A lo largo de casi medio siglo, Rojo no sólo ha renovado nuestra mirada y la relación entre letra impresa y diseño, sino que ha formado numerosos diseñadores que han extendido su influencia por todo el país.

+
web-la-duena-del-hotel-poe

La dueña del Hotel Poe es una novela que se va contando a sí misma conforme avanza, al tiempo que explica las razones que le dieron origen. Crónica de un ejercicio narrativo, es a la vez un ejercicio de la imaginación en el que la autora se desdobla en otras a lo largo del relato en una suerte de muñeca rusa novelística y autoral.
Como en una espiral sin fin, comenzamos con una novela breve dentro de la novela; a continuación, diversos textos ensayísticos y fragmentos de un diario personal permiten adivinar la personalidad de su autora, la dueña del Hotel Poe. Ésta planea una fiesta de aniversario del hotel e invita por correo electrónico a personas reales. Los corresponsales responden y la novela se vuelve una ficción/no ficción epistolar. Paralelamente, interviene la voz de una amanuense, a quien no le gusta el manuscrito de la autora...
Texto que viaja de la narración convencional hacia la metaliteratura, La dueña del Hotel Poe es un ejercicio fronterizo, un arriesgado experimento en los límites entre ficción, autoficción y no ficción que pone de cabeza (no una sino varias veces) la construcción novelística de la verosimilitud, a la vez que ofrece temblorosas visiones y entrevisiones de una compleja personalidad contemplada desde numerosos y hasta superpuestos puntos de vista.

+
web-como-dibujar-una-novela

Hay en estos ensayos sobre la novela mucho de plática, mucho de travesura, mucho de confesión. Martín Solares convierte sus lecturas y convicciones en una especie de conversación literaria, donde la prosa refleja la ligereza, la velocidad, el poder de fascinación de las ficciones que aborda. 

Los temas clásicos: la primera y la última frase de las novelas, la invención (o el descubrimiento) de los personajes, los objetos que se comportan como seres vivos y las formas que los relatos literarios adoptan para dirigirse a los lectores surgen aquí con vigor. 

Martín Solares, novelista, editor, tallerista, es aquí, sobre todo, un lector apasionado de narrativa. Y su emoción emociona. Dan ganas de ir a leer los libros que no conocemos, de releer los que gozamos desde la memoria y hasta de escribir una novela propia. Lo que habitualmente se dice y se pierde cuando dos escritores conversan sobre sus libros, en una cantina, en un taller o ante el primer manuscrito de una novela, aquí conserva toda su frescura, sus ritmos, su ingenio, e inaugura una página brillante del ensayo como género personalísimo, aquel que dibuja, entre todas sus figuras, la de su autor. 

+
web-basta-cerrar-los-ojos

La poesía de Darío Jaramillo Agudelo se ofrece como una invitación para transitar con ella por los comunes rumbos de la experiencia humana: la anhelante espera del ser amado –la celebración de esa plenitud y la constatación de su pérdida–, el azoro ante la más poderosa existencia de los gatos, las piedras y los árboles, la nitidez con que esto que llamamos la vida se presenta de pronto, por las noches, cuando las aguas del sueño nos transportan hacia esa otra orilla donde es posible ser todos y ninguno. Nostalgia incesante y memoria recobrada; dolor y gozo de saberse mortal y eterno como la flor transcrita y ardiente sobre la página.

A semejanza de una hebra –fina, resistente, luminosa– cada uno de los poemas que forman este libro va enrollándose con natural sabiduría en la rueca del alma que los ha convocado. Y es que la obra poética de Darío Jaramillo Agudelo eligió, a lo largo de los años, componerse a través de una muy personal notación. Se trata de una voz que –limpia de todo aderezo, de todo artificio– fluye con la necesaria claridad con la que han de decirse las cosas más hondas.

+
web-mi-corazon-es-la-piedra

Personajes de la vida cotidiana cuyas vidas parecen puntuadas sólo por los sucesos más normales –un profesionista maduro que frecuenta a una prostituta más atractiva que su mujer, un escritor primerizo que trata infructuosamente de terminar su primera novela, una viuda reciente que piensa haberse librado de un matrimonio aburrido, un joven de clase media que fantasea con una muchacha bohemia, un hijo abnegado con el padre en coma– en manos de Luis Carlos Fuentes enfrentan de pronto hechos inusitados, tremendos, abismales. 

La tensión de estos relatos tiene su raíz más honda en ese encuentro de la violencia y lo fantástico, ese deslizamiento del ámbito de la costumbre a lo sobrenatural. Por medios engañosamente realistas, el autor sabe caminar con paciencia y detalle para también imaginar con precisión el tránsito de fuego que transforma las cosas y nos revela su reverso oscuro. Como insensiblemente arrastrados por la creciente de un río que bulle de deseo o de odio, sus protagonistas desembocan en el mundo inquietante del sueño y la entremuerte. 

Ambas tradiciones, la realista y la fantástica, poderosas y celosas, encuentran en estas condensadas páginas un terreno de diálogo, una nueva fertilidad que anuncia a un autor capaz de percibir otras realidades en la realidad.

+
portada-de-algun-tiempo-a-e

Al releer los relatos reunidos de José Emilio Pacheco, resulta inevitable referirse a ellos como clásicos. Nunca son más verdad que en estas ficciones las calles, los parques y las ferias modestas que todos conocemos, el metro, el zoológico y el museo que hemos compartido; en sus páginas se vuelven definitivos los rincones de la Ciudad de México y del puerto de Veracruz irremediablemente perdidos o que, por cotidianos, parecían banales.

Relatos sobre la inocencia y la pérdida de la inocencia, el paso del tiempo, las desilusiones, la crueldad; narraciones donde abundan los niños y los muchachos y su envés que son los fantasmas: aquí está el eterno retorno del primer amor que es siempre una pérdida.  En De algún tiempo a esta parte la tensión de inteligencia y ternura logra muchas de las páginas inolvidables de la literatura en español de la segunda mitad del siglo XX. Juntos, estos libros imprescindibles revelan un nuevo libro que ahora podemos descubrir de uno de los mayores escritores mexicanos.

+
novela

Esta novela evoca un París mítico, el último París mítico: el de los años que desembocarán en las consignas y las barricadas de mayo del 68. El París de De Gaulle en la Presidencia y André Malraux como ministro de Cultura y el belga Jacques Brel y la judía Barbara como los cantores de la ciudad, el de Sartre y Beauvoir en el Café de Flore, el de un pintor enamorado y una bandita de prostitutas y prostitutos y una mujer amada que deja París y un joven que es seducido por una sordomuda en la Cinémathèque de Langlois: un París tan hermoso como despiadado en el que el narrador está dispuesto a morirse de hambre si así tiene que ser, porque así es París.

Lírica, divertida, histórica, melancólica, París desaparece es una novela con el peculiar sabor sardónico de los años sesenta parisienses, narrada en primera persona por un jovencísimo escritor mexicano, casi un niño, asombrado y encantado de lo que está viendo y viviendo, incluyendo sus extrañas relaciones con Sartre, con el susodicho pintor (que pinta un falso Matisse), con su sensual tía Adela de visita, con el bellísimo Alain acusado de asesinato y convertido en transformista, con Didi y Margot, con Jeanne que se fue a Ámsterdam llevando una foto de Quetzalcóatl, y con una vidente rusa a través de la cual se expresa un señor francés que conversa y disputa con André Breton en el más allá. 

+
chimal-gente-del-mundo

Puede que este breve libro sea apenas un resto, una ruina, lo que queda de una miríada de civilizaciones. Un puñado de textos muy breves, donde en un gesto crucial queda esbozada una cultura. Una colección de ilustraciones que producen la imagen alegórica de todo un pueblo. Puede que este breve libro sea una colección de futuros, un lugar donde algunos ejemplos sirven como conjuros que, además de convocar con la precisión de muy pocas palabras, sugieren variaciones, series. Se quedan en la memoria y sugieren también lo que no dicen.

No se puede confiar en lo que surge a primera vista: por­que estos mundos emergen de la trama conjetural de traducciones, polémicas, leyendas y versiones imposibles de verificar o desmentir, cruces que los llamados a pie de página, y por lo tanto a fuentes ulteriores de erudición, postergan aunque parecen estar cimentándolos. No se puede confiar en la naturaleza histórica de los textos, no se sabe cuál es la relación entre los textos y las ilustraciones, no se sabe cuál es la relación entre el autor de los textos y la autora de las imágenes. Hay entonces que jugar. Decidirse a ser arqueólogo y demiurgo.

Alberto Chimal es el mejor lector en los últimos años de Calvino y de Borges porque en vez de admirarlos desde la cita, se aboca a volver a imaginar. En un medio sobresaturado de fidelidades a la prensa, este libro reaparece y refresca un panorama editorial unánime. Hay que celebrarlo. Hoy Gente del Mundo es más importante que nunca.

+
poniatowska-hasta-no-verte-grande
Nuevo formato

Esta novela –una de las memorias más apasionantes de la literatura mexicana, con casi medio siglo de gozar del favor de los lectores– tiene dos narradoras: Jesusa Palancares, quien cuenta su vida, y Elena Poniatowska, quien recrea con oficio y sensibilidad excepcionales los avatares de una vida notable no sólo por su originalidad sino también por la luz que arroja sobre momentos y costumbres cruciales.
Jesusa Palancares es la voz que cuenta en primera persona la historia de México en el siglo XX desde su peculiares modismos musicales. Como en Cartucho de Nellie Campobello, Hasta no verte Jesús mío guarda en su interior, como dentro de un alhajero, el idioma del campo y de la ciudad tal como Elena Poniatowska aprendió a escucharlo. Basada en esa escucha, en ese recorrer los sonidos del testimonio, Hasta no verte Jesús mío va hilvanando las vidas de las mujeres que despertaron con la Revolución Mexicana en forma de soldaderas, sirvientas, obreras. Abandonadas, siempre abandonadas, jamás necesitaron de los hombres. Esta novela cuenta la historia de la fortaleza del país: sus mujeres.

+
garcia-de-leon-vientos-bucaneros
Piratas, corsarios y filibusteros en el Golfo de México

Este libro se propone navegar en el inmenso océano de interpretaciones, anécdotas e imágenes románticas acerca de los piratas y su tiempo para arribar a las posibles causas del fenómeno del robo marítimo en el sistema mercantilista de antiguo régimen que tuvo su última expresión en el escenario del Caribe insular y de Tierra Firme de la América colonizada por el imperio español.
La piratería estatal y privada fue la estrategia de sus enemigos para debilitar el imperio español y sería la parte más visible del despojo violento que llevó a la configuración de un mercado totalizador, y de una moderna economía mundial que pronto se convertiría en un capitalismo industrial aparentemente “apacible”.
La piratería debe analizarse en el contexto de la globalización de los mercados, en la medida en que el pillaje marítimo era una parte de la lucha por la expansión y el reacomodo territorial de las grandes potencias. No solamente fue un obstáculo para el comercio de los siglos coloniales (a la vez que paradójicamente contribuía a su desarrollo), sino que también tuvo un papel en los procesos sociales y económicos, pues esas actividades de hurto se complementaban perfectamente con el intercambio legal y cotidiano, estableciendo una especie de continuidad entre la piratería y el comercio que está en el origen de su reproducción y de su larga permanencia.
Tratamos aquí de explicar el tránsito de una confrontación encarnizada y feroz –basada en el saqueo de las riquezas del imperio español de los siglos XVI y XVII–, hacia una economía moderna de corte capitalista, que pasa antes por el contrabando y la formación de los mercados internos y alcanza su mejor expresión en la revolución industrial inglesa de los siglos XVIII y XIX.

 

+
graulich-moctezuma
Apogeo y caída del Imperio Azteca

Para intentar esta “biografía” del emperador Moctezuma, Michel Graulich parte de la pregunta: ¿es posible escribir la vida de una persona­lidad precolombina, reconstruir su historia en el sentido que nosotros le damos a la palabra, establecer los hechos y las circunstancias, las causas y los efectos, determinar los móviles, apreciar las intenciones? La respuesta es una investigación exhaustiva cuyo objetivo es tratar de saber lo más posible sobre el reinado de Moctezuma II antes de la Conquista.

El último emperador de los aztecas es una figura fascinante y trágica: co­nocido principalmente como desafortunado adversario de Hernán Cortés, pocas veces se recuerda que también fue víctima del juicio de la Historia.

Cortés y su pequeña tropa sólo eran la vanguardia de todo un mundo nuevo. Moctezuma lo entendió, y definió su conducta en consecuencia. Pero la Historia juzga a Moctezuma con severidad: prefirió el arrojo y la valentía del joven y heroico Cuauhtémoc –que arrastró a su pueblo entero a un gigantesco suicidio colectivo– y nombró pasividad lo que sólo era legítima prudencia. No cabe duda de que Moctezuma fue el más grande y el más lúcido de los nueve soberanos de México, y su época la más notable de toda la historia azteca. Pero la terrible irrupción española opacó todo lo demás y nunca hasta este libro se había hecho un estudio detallado de su reinado.

La información sobre Moctezuma es abundante, relativamente variada y reciente. Las fuentes indígenas relativas a la Conquista son escritos de la época colonial, bastante posteriores a lo que relatan. Va­rios cronistas tratan de explicar la caída del imperio en función de los antecedentes míticos y de las concepciones mexicas de la historia. Así, podemos sorprender in fraganti el proceso de “mitificación”, ver cómo el hecho de la Conquista va siendo reinterpretado y remodelado. Tenemos además fuentes españolas. A ello se agregan los documentos de los archivos.

Todos estos datos en su conjunto, si bien no nos permiten a fin de cuentas escribir la vida de Moctezuma como tal –concluye Graulich–, sí hacen posible bosquejar con razonable certeza muchos de sus actos de gobierno, los principales acontecimientos de su época y, también, instalar la escenografía y pintar las mentalidades. Tales son los extraordinarios logros de este libro.

+
pacheco-los-dias-que-no-se-nombran
Antología personal

“Cuando el objeto ya no está, / cuando los actos mueren / queda aún la palabra que los nombra, fantasma / de pre­sencias que se disuelven. / Envuelto en esta herencia nos llega el tiempo”. La palabra de José Emilio Pacheco nos lega su tiempo, la sucesión modesta de lo que vivió. Pero al recuperarse en su palabra, este tiempo deja de ser meramente anecdótico y crece; se vuelve inmenso. Es tiempo reflexivo y convierte el instante en parte de la historia; es tiempo imaginativo y hace que en la historia se abra el haz de las versiones que no ha cumplido, pero sin dejar nunca de ser tiempo precioso porque aunque se recuerde con tierna minucia, no puede recuperarse: “Cómo volver a ese lugar que ya no está. / Imposible encontrarlo”.

A José Emilio Pacheco le habla la memoria, pero también se le revela la naturaleza mediante una observación penetrante, paciente, al mismo tiempo terrible y maravillosa: “El erizo nunca se ha visto. / No se conoce a sí mismo”. En su poesía la naturaleza no es algo que esté más allá de nosotros sino que, como el tiempo, nos incluye, y como la historia, nos juzga. La ética no es un invento filosófico, es la consecuencia del rigor poético.

“No hay sinónimos / existe nada más el término exacto, / una palabra para cada cosa. Debe ceñirse, / como la piel al cuerpo, a lo que nombra”. Una palabra que puede ser una de las que José Emilio Pacheco hizo suyas, trabajándolas a lo largo de las décadas –todo, mundo, noche, tie­rra, tiempo, vida– o las palabras que oye decir a otros y hace que ardan, compartidas, en su propia página. Otros: Virgilio, Bernal, Francisco de Terrazas, Sor Juana, Flaubert, Juan de Dios Peza, Rilke, López Velar­de, Rokha, Rulfo, Poniatowska... Pero también toma palabras nuestras. Las nuestras pero lavadas. Las nuestras como tendrían que ser, para ser siempre. 

En esta antología generosa prologada por Jorge Fernández Granados, están todos los registros de nuestro gran poeta, del que vivió siempre desde la literatura: el poema brevísimo de un solo verso y los poemas en prosa, sus trabajos tempranos y los últimos que dio a la imprenta; al leerlo junto, siempre encontramos su voz y siempre nos encontramos gracias a esa voz.

+
garcia-bergua-isla-de-bobos-con-solapas

En Isla de bobos, Ana García Bergua se remonta a las décadas pre y posrevolucionarias para reanimar una extraña tragedia olvidada y marginal. La novela se basa en un suceso real acontecido en la isla de Clipperton, un atolón cora­lino que se localiza en el Pacífico mexicano frente a las costas de Michoacán y es hoy dominio francés. Porfirio Díaz rechazó las pretensiones francesas sobre la isla  y la reivindicó para México; la Compañía Británica de las Islas del Pacífico adquirió del gobierno mexicano los derechos de explotación de los depósitos de guano de la isla y construyó allí un asentamiento minero. A causa de las luchas revolucionarias, el destacamento militar que guardaba la isla y los escasos civiles que allí había fueron totalmente abandonados y suspendido su periódico abasto desde el continente. De escorbuto o de inanición murieron todos los varones excepto uno, quien se dedicó a abusar de las mujeres de la isla hasta que, milagrosamente, fueron rescatadas.

Isla de bobos muestra el exceso de celo patriótico que ilumina a uno de los protagonistas de aquella historia: el capitán del ejército federal Raúl Soulier, quien, destacado a la remota e inhóspita isla de K. para prevenir cualquier intervención extranjera, se traslada allá con su esposa, también dispuesta a cumplir una alta misión y a consumar su idilio en esa especie de antiparaíso. Y allí permanecen ambos, hasta las últimas consecuencias, como fervientes siervos del honor y del amor.

Si algo caracteriza la escritura de Ana García Bergua es la li­gereza de su trazo, la tersura de una prosa transparente que progresa con naturalidad y aparente sencillez, para desplegar los sentimientos, motivaciones, aspiraciones y, también, tonterías o errores que guían a sus protagonistas. Empleando sus instrumentos como en sordina la autora logra un relato complejo y conmovedor, a la vez una novela histórica de notable fidelidad y una hermosa novela de amor.

+
barajas-la-princesa-selenita

Hace muchos años, en un reino muy lejano, un apuesto príncipe se encontró con una bella aristócrata porfiriana. Él era el heredero del trono de Polonia y se llamaba Jean Joseph Evremond Sperry Poniatowski; ella se llamaba Dolores pero se apellidaba Amor, y él cayó rendido a sus pies. El príncipe y la aristócrata se casaron y tuvieron tres hijos, entre ellos, una princesita a la que bautizaron bajo el nombre de Hélène Elizabeth Louise Amélie Paula Dolores Poniatowska Amor, a la que todos llamaban Elenita.

+
paz-un-sol-mas-vivo-bolsillo
Antología poética (edición de bolsillo)

Dice Antonio Deltoro en su prólogo, que esta antología: “Comienza por un poema de juventud que habla de un jardín y termina con un poema de valiente despedida. El lector se dará cuenta que hay algo que a través de las épocas, de los metros y de la extensión hace de un poema de Paz un poema de Paz; pienso que, más allá de un estilo, es la vivacidad de un temperamento gobernado por un ritmo, una actitud inteligente que siempre da la cara más allá de la forma del poema. Esa vivacidad creadora la encontrará el lector como un manantial o un surtidor en cada una de las páginas de esta antología.

+
huerta-transa-poetica-bolsillo
Antología personal (edición de bolsillo)

Transa poética, antología personalísima, incluye los poemas con que Efraín Huerta señaló las es­ta­­cio­nes preferidas de su quehacer poético. Desde composiciones tan tempranas como “La poesía ene­miga” hasta textos muy posteriores como “Barbas para desatar la lujuria” o el “Manifiesto nalgaísta”, esta selección del autor despliega los múltiples tonos de su gama. La obra de Efraín Huerta es una y va­riada: de la pasión amorosa al explosivo y mexicano sentido del humor, esta extraordinaria escritura poética muestra una conmovedora capacidad para ha­bitar el mundo de todos los días con intensi­dad y pureza únicas. Esta Transa poética es festiva, ceremonial, calle­jera, contemplativa, un libro cuya brillantez no intimida, sino que lo acerca, hasta que terminamos por leerlo y releerlo con apasionada amistad.

+
Orange Blue Green

Ingresar o registrarse